fbpx

Cómo llevar niños en Bicicleta

Cómo llevar niños en Bicicleta

¡Conoce las maneras de llevar a tu hijo/a contigo de aventuras! Estas son las diferentes formas de llevar niños en bicicleta.

En una silla trasera

Una de las opciones más populares. Si todavía es muy pequeño es una buena forma de involucrar a tu hijo/a en tus aventuras. Tiene una instalación muy sencilla y permite a los pequeños disfrutar de la bici. También existen modalidades de sillas para transportar bebés en bicicleta que se colocan entre el sillín y el manillar.

En carro o remolque

El carro va remolcado por la bici, generalmente con un mecanismo giratorio que hace que no vuelque aunque la bici se tumbe. Suelen ser suficientemente anchos como para poder meter a dos niños. Son divertidos ya que es como transportarlos en una casita, y pueden charlar, jugar o dormir dentro mientras están aislados del viento o la lluvia.

Enganches para bicicletas de niños

Cuando se hacen más grandes hay un problema. No son lo suficientemente pequeños para llevarlos como antes y sin embargo tampoco son lo suficientemente grandes como para poder aguantar el ritmo de la ruta que harían sus padres.

La solución a este problema es muy sencilla. Existen enganches que van desde la silla del adulto hacia la del pequeño. Hay dos posibilidades.  Una es enganchar la bici del adulto y la del niño, teniendo como ventaja que el niño puede pedalear un tramo seguro solo y engancharle  la bici al adulto cuando se cansa, o cuando hay más tráfico.
Venecia a Porec Otra, más al estilo tándem, consigue enganchar la bici del adulto a una bici incompleta, una rueda. La ventaja que tiene esta segunda opción es que para el padre/madre es menos costoso tirar de la bici del menor, ya que existe una superficie de rozamiento menor.
En algunos sitios alquilan también tándem especial para ir con un niño; lo mejor es que el niño o la niña vaya delante del adulto, sin que le tape la vista.

Por libre

Si crees que tu hijo/a es capaz de realizar este viaje con vosotros con su propia bici siempre puedes dejarle ir por libre. Sin embargo, si decides decantarte por esta opción debes tener en cuenta todos los inconvenientes. El primero de ellos es adaptar las rutas al pequeño, que no será capaz de hacer rutas algo duras.  Además de esto se tiene que tener en cuenta la seguridad de la vía por la que se circula y que el suelo sea lo más liso posible.

Involucrarles en el viaje

Todos hemos escuchado que los niños están predispuestos a comer otros tipos de comida que a priori quizá no comerían cuando se les incluye en el proceso de preparación. Hablar con el pequeño sobre la comida y cocinar con él/ella hace que crezca el hambre de conocimiento que tiene al respecto.

De la misma forma, si se pretende hacer un viaje largo con los pequeños es importante involucrarles desde el principio. Si vas a hacer un viaje en bici con niños es muy importante que hables al pequeño sobre los lugares que va a visitar. Esto hará que tenga ganas de descubrir estos lugares sobre los que ya ha escuchado historias.

En Otros Caminos tenemos muchas opciones para los padres que quieran inculcar su espíritu aventurero a los pequeños. Entra en la categoría de viajar con niños para encontrar estos viajes.

Deja una respuesta