¿Es necesaria una preparación física para viajar en bicicleta?

¿Es necesaria una preparación física para viajar en bicicleta?

Si estás considerando la posibilidad de viajar por el mundo en bicicleta, debes saber que se trata de una de las experiencias más increíbles que podrás vivir. Sin embargo, es posible que te preguntes si necesitas tener preparación física para viajar en bicicleta; precisamente, a esa interrogante le daremos respuesta en esta publicación.

Conocer el mundo en bicicleta

Cuando viajes por el mundo en bicicleta, recorriendo esos caminos que nunca habrías podido conocer viajando en coche, tren o autobús, seguro te preguntarás cómo es que no lo habías hecho antes.

Sin duda, nada se compara a la sensación de libertad y al contacto con el medio ambiente que tienes cuando conoces de este modo pueblos, caminos, ciudades…

Mientras pedaleas, tu condición física mejora y tu mente se libera de todas las preocupaciones.

¿Hace falta prepararse para hacer cicloturismo?

Ha llegado la hora de responder a tu interrogante: no; realmente no es necesario tener una preparación física para viajar en bicicleta. Solo necesitas tus ganas de tener una experiencia increíble.

Ten en cuenta que no se trata del Tour de France o de il Giro. Este tipo de viajes está dirigido exclusivamente a amantes de la bicicleta, no se plantea realizar recorridos exigentes. Por el contrario, todos los caminos que vas a recorrer son de un nivel fácil o moderado. La idea es disfrutar, no participar de una competición de alto rendimiento.

No obstante, si estás preparando tu viaje posiblemente te haga bien hacer un poco de ejercicio cardiovascular para ayudar a tu organismo a oxigenarse eficientemente.

¿Cómo prepararse físicamente para un viaje en bicicleta?

Aunque ciertamente hace falta acondicionar el cuerpo para tu viaje, no es necesario que tengas una preparación exhaustiva.

Sin embargo, si crees que te sentirías mejor con un poco de entrenamiento, a continuación, te damos una serie de tips que puedes poner en práctica:

  1. Haz algún ejercicio cardiovascular: trota, haz aeróbicos, baila… Esto debes hacerlo al menos 3 veces por semana.
  2. Si por el contrario prefieres entrar ya en conexión con tu viaje, sal a pasear en bicicleta al menos una hora, 2 o 3 veces por semana.
  3. Antes de pedalear, realiza algunos algunos movimientos articulares, y luego haz algunos suaves estiramientos. Así, tu cuerpo tendrá un mejor rendimiento.
  4. Recuerda llevar agua contigo para mantenerte hidratado. Puedes llevar también alguna fruta o una barra de cereal.
  5. No te fatigues; realiza algunas paradas de al menos 5 minutos para evitar el cansancio.
  6. Si es posible, pedalea algunas cuestas. Te darás cuenta de que muy pronto podrás subirlas sin dificultad.

Conclusiones

Ahora que sabes que no necesitas entrenar duramente para tu viaje, ya puedes lanzarte a la maravillosa aventura de conocer el mundo pedaleando. Turismo y deporte se unen para que puedas visitar esos lugares a donde sería muy difícil llegar con otro vehículo.

Además, tendrás el plus de conocer gente que comparte tu pasión y disfrutar de cada tramo del trayecto, sin concentrarte sólo en el destino. Si sabes enfocar tu energía a lo largo del viaje, todo el encanto del paisaje será tuyo.

Deja una respuesta

Abrir chat