¿Qué hacer si tienes un problema viajando en bicicleta?

¿Qué hacer si tienes un problema viajando en bicicleta?

El transporte del futuro: La bicicleta. Es uno de los medios más elegidos por su sostenibilidad y ventajas para nuestra salud. En Otros Caminos somos conscientes de sus beneficios pues mejora la salud y ejercita el cuerpo, no contamina ni consume combustible, es más rápido que caminar y ayuda a sentirte mejor por la liberación de las hormonas de la felicidad. Por ello apostamos porque en cada uno de nuestros viajes esté presente como medio de transporte. Pero, ¿qué ocurre si no sale todo como esperamos?

En este post queremos que seas consciente de los problemas que pueden surgir al utilizar una bicicleta y cuáles pueden ser sus remedios para combatirlo.

1.Avería

Pinchazos, salidas de cadena, desajuste de los cambios, rotura de patilla de cambio… Para evitar estos problemas en bicicleta es importante revisarla antes de cada salida, comprobar el estado de los neumáticos, llevar una cámara de repuesto o parches y sobre todo, no perder la calma.

2. Mal tiempo

Como dijimos en nuestro blog, no te preocupes si hace mal tiempo en una de las rutas que tenías preparada, quizás pueda ser una de las mejores experiencias que podrías haber vivido. Un viaje en bicicleta te expone a las condiciones climatológicas que pueda haber en cada país y estación del año. Nuestras rutas, la mayoría de ellas son en países en los que el tiempo es una variable muy variable, valga la redundancia. Por ello queremos ofrecerte algunos consejos para que disfrutes de ese día al máximo.

  • Ropa adecuada: Es imprescindible mantener el calor corporal en días lluviosos y para ello existen tejidos impermeables que mantienen el cuerpo seco.
  • Gafas y viseras: En condiciones de baja luminosidad, como suelen ser los días de lluvia, es recomendable usar gafas de colores amarillos o ámbar para incrementar la visibilidad, así como viseras para evitar que la lluvia nos empape la cara.
  • Conduce con cuidado: Ten en cuenta las marcas viales y trata de ir con cuidado para reducir el riesgo de caída.
  • Luces y acción: La lluvia reduce la visibilidad por ello es fundamental que lleves luces de ciclismo delanteras y traseras para que te puedan ver en la carretera y te sientas muchísimo más seguro. Las luces de LED son una buena opción pues proporcionan luminosidad y relación calidad-precio.

3. Molestias corporales

El ciclismo es uno de los deportes que implica grandes esfuerzos si así nos lo planteamos. Subidas, caminos rocosos, grandes kilómetros… hacen que aparezcan dolores centralizados en rodillas, manos, muñecas, espalda, haciendo que nuestro cuerpo sufra. Algunas de las causas se deben a un mal ajuste de la bicicleta a nuestro cuerpo o a un sobre entrenamiento.

  • Manos y muñecas adormecidas: Se debe a un incorrecto apoyo de estas sobre el manillar. Se recomienda el uso de muñequeras así como un ajuste del asiento en línea recta con la bicicleta.
  • Rodillas: Una mala posición del sillín podría afectar al dolor de rodilla. Es importante escoger una bicicleta que se adapte a nuestras necesidades físicas, altura, peso y largo de piernas y brazos.
  • Espalda: Al igual que en las rodillas, la postura y el tono muscular son imprescindibles para evitar posibles lesiones. Elegir una postura relajada y fortalecer la zona lumbar y abdominal serán factores claves para evitar dolores.

 

Recuerda, protegerse es necesario para poder disfrutar.

 

Deja una respuesta

Abrir chat