Viaje en bicicleta por debajo del nivel del mar

Viaje en bicicleta por debajo del nivel del mar

Debajo del nivel del mar

Nací a 2 metros debajo del nivel del mar… sin saber que esto era algo raro y que cuesta entender a medio mundo.

Durante mi juventud nunca me pregunté cómo era posible vivir por debajo de nivel del mar, vivía como cualquier otra niña, no era algo que me extrañaba. Respiraba como todo el mundo, iba al cole, hacía los deberes, jugaba, hacía deporte, todo completamente normal. Era hasta unos 30 años después, cuando vivía en una preciosa ciudad en el sur de España con una altura de 630m sobre el nivel del mar, cuando algunos me miraban y me preguntaban cómo era posible vivir por debajo del nivel del mar.

El pueblo donde nací es un pueblo normal, ni muy feo, ni muy bonito, ni muy pequeño, ni muy grande. Llovía mucho, es decir, no grandes cantidades de agua pero sí durante mucho tiempo, esta típica llovizna que después de un rato te moja bien.  Me acuerdo cómo los otoños e inviernos largos y grises pasaban lentamente, todos los días parecían iguales. Hasta que llegaba la primavera…

Primavera colorida de Holanda

Keukenhof, el gran parque de flores

La primavera siempre fue anunciada por unas flores que de repente salieron de la tierra que había estado invernando e incluso aún cubierta de nieve. Realmente era invierno todavía, pero daba mucha esperanza. Ya sabíamos que en poco tiempo nuestra tierra iba a empezar vestirse de muchos colores; amarillos, azul, morado, naranja, rojo…

Un espectáculo que disfrutamos cada primavera, y no sólo nosotros, sino durante 6 semanas pasaban muchas matrículas extranjeras por nuestras calles: alemanes, chinos, japoneses, todos querían ver esta explosión de colores en los campos alrededor de mi pueblo. Y sobre todo en el parque floral más grande del mundo, que solo abría durante unas 6 semanas, lo que tardaban las flores en marcharse.

Ahora, después de muchos años experimentando con nuevos bulbos híbridos ya consiguen tener flores durante 8 semanas, y cada año plantan unos 7 millones de bulbos para tener este éxito.

Pero, sin duda, la mejor forma de disfrutar plenamente del espectáculo, lo saben los holandeses desde siempre, es montado en bicicleta. Los enamorados, abuelos, padres con niños, todos pasean los domingos tranquilamente por los campos llenos primero de narcisos y jacintos, y luego de tulipanes.

Los Valiosos Bulbos

Campos Tulipanes Holanda Web

Nosotros sabíamos que las flores no eran nada importante, bueno, te alegraban la vista, y se vendía por precios muy razonables, a la gente holandesa les gusta tener un trocito de primavera en casa. La importancia realmente está en el bulbo, los campos llenos de flores no eran más que una fase necesaria en la producción de los bulbos.

Mi padre trabajaba como comercial en una empresa de bulbos. Viajaba a Alemania y Austria durante todo el invierno para vender los bulbos allí. Y mi hermano y yo trabajábamos también con los bulbos en los veranos para ganar unos duros. Era trabajo sucio, de mano de obra barata de muchos escolares, pero a nosotros nos gustaba hacer competiciones para ver quién llenaba antes las cestas con los bulbos pelados. Además, nos pagaban por cada cesta llena, no por hora de trabajo…

Pero poco sabíamos de la historia de los bulbos, y mucho menos que alguna vez en el pasado se llegó a vender una casa a cambio de un simple bulbo. ¡Era la primera burbuja especulativa de la historia, llamada tulipomanía!

Viajar en Bicicleta

Ciclista Campos Jacintos Holanda Web

Dejé los Países Bajos para explorar en bici otras tierras menos llanas, descubriendo muchas maravillas de paisajes, de culturas y de gente. Me quedé a vivir en Andalucía, cambiando la lluvia por el sol, y las llanuras por las montañas. Enamorada de esta región llevo ya 16 años organizando viajes en bicicleta y a pie por el Sur de España para gente del norte de Europa, Australia, Canadá.

Pero también empezamos a vender viajes en bicicleta por Europa, ya que hay cada vez más españoles que quieren viajar fuera de España y ver nuevos horizontes.

Me encanta ahora enseñar mi tierra natal debajo del nivel de mar, en la época más bonita y de la mejor forma posible: ¡en bici!

En 2020 organizamos el viaje en barco y bici “Tulipanes de Holanda en Semana Santa” del 4 al 11 de abril. ¡Incluye la entrada al Parque Floral Keukenhof!

Aparte de disfrutar de las flores te enseñamos en este viaje las ciudades históricas de Haarlem, Gouda o Leiden y el típico entorno rural: ríos, diques, molinos, campos verdes y dunas. Un viaje muy tranquilo con rutas cortas y totalmente llanas para que todo el mundo pueda disfrutar de la bicicleta. Empieza y termina en Amsterdam. Para más información no dudes en contactar con Otros Caminos.

Viajes Relacionados

Holanda: alrededor de Ámsterdam en bici con niños

Keukenhof, el gran parque de flores

Holanda colorida (Abril-Mayo)

Keukenhof, el gran parque de flores

«Los Tulipanes de Holanda» en bicicleta y barco Semana Santa 2020

Deja una respuesta